De regreso a su segunda casa

Turismo de Tiempo Compartido

Este segmento a través de los años ha demostrado ser pieza clave de la recuperación del Caribe Mexicano y esta vez no será la excepción, considera Miriam Cortés, presidenta ejecutiva de la Asociación de Clubes Vacacionales de Quintana Roo (Acluvaq), quien se muestra optimista para salir de esta emergencia derivada de la pandemia

Quintana Roo está haciendo todos los esfuerzos posibles para avanzar en la recuperación económica, principalmente del turismo, golpeado severamente por la crisis que trajo el COVID-19. Y en este sentido, un sector valioso para la reactivación, como ha sido en otras ocasiones cuando ha habido desplomes, ya sea por cuestiones de salud o fenómenos meteorológicos, son los visitantes que vienen en la modalidad de Tiempo Compartido. Es tal su importancia, que en voz de la presidenta de la Asociación de Clubes Vacacionales de Quintana Roo (Acluvaq), alrededor de 50 por ciento de los que paseantes que llegan vía aérea a Cancún lo hacen por membresías. 

Y si bien es cierto que por ahora todavía hay restricciones para los viajes internacionales, dijo que tras el anuncio de la “Nueva Normalidad” y la reapertura de los centros de hospedaje, la respuesta ha sido muy buena, llegando en las últimas semanas a estar muy cerca de la capacidad permitida de espacios según dicta el semáforo epidemiológico para la reactivación económica en la entidad, por lo que hicieron una disminución en las estrategias de ventas para contener el alto número de reservaciones que estaban registrando.

Por ahora, destaca Miriam, con el respaldo de más de dos décadas en el organismo, lo importante es garantizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios para reducir contagios y poder promover el destino como seguro y bien preparado para recibir a los visitantes que están ávidos de disfrutar del Caribe Mexicano tras meses de confinamiento.

LA ENTREVISTA

¿Qué tanto fue el impacto para el sector de clubes vacacionales en el Caribe Mexicano?

Aunque es demasiado pronto para poder decir el impacto real que conllevará esta crisis sanitaria, lo que podemos observar es que será una contracción muy importante, ya que para empezar se perderá la tendencia de crecimiento del orden de 7% que se venía teniendo en los últimos años en nuestro sector, aunado al hecho que se tenían muy buenas proyecciones para esta temporada.

Por otro lado, evidentemente con los niveles de ocupación con los que contamos hoy se ven muy lejos de alcanzar los presupuestos previstos para este año, por lo que prevemos una recuperación paulatina en los porcentajes de ocupación hasta noviembre y diciembre, en donde esperamos alcanzar niveles de equilibrio para la sana operatividad de nuestros desarrollos. Sin embargo, no vemos una recuperación económica en un periodo menor de tres a cuatro años en el futuro. 

¿Cuál es la situación actual de los clubes vacacionales, a dos meses de que inició la reactivación en la entidad?

Sin duda uno de los grandes aciertos que se tuvo al inicio de esta pandemia por parte de nuestra industria, fue el visualizar los posibles panoramas a los que nos podríamos enfrentar una vez terminado el confinamiento y se diera la pauta para abrir nuevamente las puertas de los desarrollos y empezar a recibir a nuestros visitantes. Eso nos permitió prepararnos tanto mental como técnicamente para afrontar los nuevos retos que significaría la operatividad y las ventas bajo la nueva normalidad.

 Gracias a la ayuda de expertos se logró plantear tanto situaciones diferentes a las que estábamos acostumbrados, como posibles caminos de solución a las nuevas objeciones a las que nos enfrentaríamos, de tal suerte que cuando empezamos a tener gente en nuestras salas de venta, todo mundo se enfocó a dar su mejor esfuerzo, considerando la valía que significa el tener una pareja de turistas dado el número de visitantes que actualmente están llegando a nuestro destino. 

Arrancó bien el sector…

Sí, afortunadamente esto ha dado resultados positivos y estamos teniendo ventas con mucha más fluidez que la que teníamos previsto. En pocas palabras hemos empezado nuestras operaciones con mucha preparación y entusiasmo, los turistas están llegando, muchos de ellos que son repetitivos, que conocen el producto y servicio, la actitud frente a nuestros vendedores digamos que es buena y nuestras proyecciones de reservas para los siguientes meses nos permiten ver un panorama halagador para nuestro futuro cercano.

¿En qué niveles están de ocupación y cuál es la expectativa para el verano inmediato y el último trimestre del año?

En el mes de junio cerramos con 16% de ocupación, sin embargo esperamos en los próximos meses llegar a niveles cercanos a 30% respecto al último trimestre y aunque es muy pronto para tener una visión correcta, calculamos ocupaciones alrededor del 33%.

¿Cuál es el mayor reto tras el regreso a las actividades de manera gradual?

Me parece que han sido varios retos a los que nos hemos tenido que enfrentar:

En primera instancia, encontrar la mejor fórmula para mantener a nuestro personal en casa con lo necesario para poder salir adelante, y esto se logró gracias al compromiso tanto de las empresas, como de los propios colaboradores, encontrando estrategias en donde ambos elementos pudieran hacer frente a sus compromisos. 

No son menores los esfuerzos que llevan a cabo tanto las autoridades estatales, como las municipales, tanto en apoyos de despensas, la prórroga de pago de impuestos, como en medidas sanitarias. 

Sin embargo del que necesitamos mucho apoyo y comprensión es del gobierno federal, del cual no logramos nada, es todo un reto que considere al turismo como una actividad económica importante, que pospongan en el pago de impuestos y sobre todo apoyo a la actividad de turismo, la más golpeada mundialmente con esta pandemia.

En segundo lugar, habituar a nuestros colaboradores a los nuevos elementos de seguridad y salud, ya que, como bien saben, mucha de nuestra labor de venta se centra en la interacción con nuestros visitantes, así como la transmisión de confianza y experiencias a través de nuestros sentidos, lo cual se dificulta usando cubrebocas y caretas y mucho de nuestro lenguaje corporal se ve mermado. Afortunadamente esto se está librando muy bien, ya que contamos con los mejores equipos del país y las ventas se están realizando a pesar de todo.

Otro tema es encontrar un equilibrio para que todo el personal tenga la oportunidad de obtener ingresos, considerando que estamos recibiendo un porcentaje mucho menor al habitual y con esto se tiene que eficientar las ventas.

Por último, el reto más grande como población es no aumentar el número de contagios, no relajar la disciplina, en tanto no haya vacuna, es mantenernos en casa, se abren las fuentes de trabajo, no las ciudades, si queremos seguir abiertos es indispensable evitar los contagios, cumplir con todos los protocolos y si no tenemos que salir de casa, no hacerlo.

En cifras, ¿cuál es el número de oferta actual y total de clubes en nuestro destino?

En total tenemos 41,386 unidades hoteleras de calidad turística en el Estado, lo cual representa un 38.6% del total de la oferta de hospedaje de Quintana Roo, con un aproximado de 62 desarrollos.

¿Qué estuvieron haciendo mientras estuvieron frenadas las actividades? 

Dentro de las actividades en las que nos enfocamos podemos mencionar: la elaboración de estrategias para mantener a nuestros colaboradores a salvo, en paralelo iniciamos  trabajo con el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ) para la realizar una campaña que denominamos “Stay at Home”, elaborada precisamente para hacer frente a esta contingencia, la cual buscaba mantenernos en la mente de nuestro consumidor durante tres facetas: la primera con un mensaje global de “Quedarse en Casa”, enfatizando los buenos momentos que vivieron con nosotros. La segunda recomendando a los turistas a empezar a planear sus siguientes vacaciones en el Caribe Mexicano con un mensaje aspiracional, enfatizando las atracciones únicas con las que cuenta el destino y una tercera invitando a los mismos a viajar nuevamente a su segundo hogar, a su tiempo compartido.

De igual manera nos dimos a la tarea de mantener a los colaboradores de mercadotecnia y ventas enfocados a través de webinars de capacitación, previendo las nuevas objeciones y situaciones a la que nos enfrentaríamos una vez empezaran a llegar nuestros visitantes al destino. Podemos decir que esto fue un gran acierto, considerando los comentarios de los propios vendedores nos han manifestado que les han sido de gran utilidad en este nuevo inicio. 

¿Para cuándo consideran que la afluencia volvería a tener cifras positivas como antes de la pandemia?

La afluencia de turistas con la inercia que traíamos antes de la pandemia es difícil responder, pero lograr porcentajes de ocupación arriba de 60% esperamos que a diciembre de este año o hasta enero de 2021, pero cualquier apreciación o visión depende de muchos factores, todos relacionados con la evolución de la contención del virus del Covid-19. 

Sin embargo, calculamos que para una recuperación total necesitaríamos un espacio de tres a cuatro años.

¿Consideras que las medidas tomadas según el semáforo de reactivación son suficientes para evitar que la cifra de contagios aumente?

Me parece que las medidas y protocolos establecidos son los correctos; sin embargo, siento que hemos caído en una etapa de relajación y quienes no están tomando con la suficiente seriedad ha sido la sociedad, sobre todo en los municipios de Othon P. Blanco, Benito Juárez y Solidaridad, donde se están manifestando el mayor número de casos nuevos. No es descabellado apretar medidas sobre todo para la población, la vida es lo más importante.

Tal vez las autoridades deban tomar medidas más drásticas para contener los contagios, son vidas las que se pierden.

¿Cómo equilibrar la reactivación con la salud de la población, empleados y visitantes?

Si todos ponemos nuestro “granito de arena” y adaptamos esta nueva civilidad con responsabilidad y seriedad, no sólo en los centros de trabajo, sino en todas las actividades de nuestra vida diaria y permeamos esta actitud con cada uno de los miembros de nuestra familia, tenemos muchas posibilidades de lograr un equilibrio que nos pueda garantizar que nos mantengamos económicamente activos en espera de una vacuna o medicamente que nos permita, si no erradicar, sí minimizar los efectos de esta pandemia.

Un dato relevante es el que dio Gloria Guevara, presidente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés: World Travel & Tourism Council), en el que mencionó que el contagio no es mayor en los hoteles y menos cuando tienen protocolos claros y precisos sobre medidas sanitarias, como las que está llevando a cabo en Quintana Roo. Señala que por ejemplo los hoteles que recibieron médicos que atendían COVID, no hubo contagios, porque todos seguían los protocolos. Igual mencionó los lugares que han venido abriendo en otras partes del mundo, en los que la experiencia es que los contagios no ocurren en los hoteles, sino frente al descuido de no respetar los protocolos de sanidad en todas partes.

¿Qué debería dejarnos como lección esta pandemia?

Sin duda son varias las lecciones que nos está dejando esta pandemia, dentro de las que se encuentran desde la más obvias que podrían ser la fragilidad del ser humano ante este tipo de situaciones, de nuestra economía y del pésimo sistema de salud con el que contamos, hasta la poca sensibilidad de nuestras autoridades federales por mantener las fuentes de empleos y la falta de interés que las mismas tienen por el sector turístico del país.

Pero la buena, es que somos un pueblo que se reinventa de inmediato, se adapta y vence las vicisitudes y que sabe convertir las crisis en oportunidades y poco a poco lo estamos demostrando.

Sin duda y algo que no podemos desdeñar es el cuerpo médico, enfermeras, encargados de limpieza de hospitales, la primera fila, son héroes, porque sin equipo, sin medicamento, con muy pocas herramientas, están arriesgando la vida y han sacado adelante a los enfermos. Mi respeto, admiración y gratitud a su gran labor.

Háblanos de las reformas a las leyes de tiempo compartido y ¿por qué se ha generado polémica?

Se están haciendo adecuaciones porque hay quienes dicen que son tiempos compartidos y no clubes vacacionales, la verdad es que no hay nada diferente,  la ley estatal dice que si vendes hospedaje a largo plazo es tiempo compartido. Es decir, si te llamas club vacacional, noches prepagadas, certificados, te llames como te llames, lo que estás vendiendo como hospedaje a largo plazo es tiempo compartido, y como tal, tienes que cumplir una serie de requisitos para comercializar. 

Lo que se necesita en todo caso es autoridad y actualizar los reglamentos.

La ley vigente data de 1991 y sí tiene cosas que ya son obsoletas, y precisamente por eso está en revisión en el Congreso del Estado. Incluso, los diputados nos pasaron un borrador al cual le hicimos muchos comentarios, sugerimos algunas modificaciones. Sé que le dieron seguimiento, tomaron en cuenta algunas de estas ideas y otras no; agradecemos que nos hayan dado la oportunidad pero entendemos que ellos tendrán la última palabra y somos respetuosos de sus facultades. Creemos que es un buen ejercicio y que el resultado será una ley mucho mejor de la que está vigente.

Por otro lado, la NOM oficial, que es federal, es un proceso diferente porque requiere consulta pública, ya que no hay autonomía como en el Congreso local. La NOM sale del Ejecutivo e invade poder Legislativo, entonces tiene que hacer consulta pública, saldrá en agosto y habrá que emitir comentarios, hay que esperar cómo la publiquen y a partir de ahí daremos nuestras opiniones.

Leave a comment