Desarrollo sin orden o moratoria

por ahernandez@latitud21.com.mx

Sergio González Rubiera

Presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes de Quintana Roo • sgrubiera@acticonsultores.com

Recientemente presenté mi ensayo con el mismo título de la columna de hoy, mismo que constituyó mi trabajo de ingreso formal a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, institución científica y académica fundada en 1833, que ahora cuenta con su correspondiente en Cancún, que preside el cronista de la ciudad, Fernando Martí Brito.

Lamentablemente el evento quedó enmarcado dentro de la zozobra que nos ha causado la ahora pandemia del coronavirus, que es por obvias razones, de lo único que se habla por estos días. Digo lamentable, porque lógicamente no se le ha podido prestar a mi propuesta la atención debida.  Sin embargo, me congratulo de haber tenido más de cien asistentes, que además de demostrarme su entrañable amistad y solidaridad, mostraron también su preocupación por el tema, que no es menor y que sin duda habré de retomar con entusiasmo y pasión una vez superada la crisis que nos aqueja a todos.

He documentado y fundamentado suficientemente las causas que me motivan a promover una moratoria inteligente en el desarrollo de Cancún y muy especialmente el desarrollo de proyectos hoteleros en la zona hotelera de este municipio.

Presenté un trabajo acucioso y detallado clasificado en cinco grandes rubros: Oferta y Demanda, Desarrollo Sustentable, Medio Ambiente en Riesgo, Infraestructura para el Desarrollo y los Retos de la Ciudad, así como un capítulo de conclusiones que incluye referencias documentadas de moratorias similares decretadas en las Islas Baleares y las Canarias en España.

Entre otros temas sobresalientes a destacar está el hecho de que resulta irresponsable seguir aprobando cuartos de hotel y desarrollos condominales cuando las plantas de tratamiento están totalmente rebasadas y son insuficientes para los más de 30 mil cuartos de la zona hotelera; cuando el drenaje está prácticamente colapsado y las descargas están yendo al manto freático y al mar con la contaminación irreversible para el Arrecife Mesoamericano.  Ilógico aprobar más desarrollos cuando la vialidad está también rebasada y el caos vial es cada vez mayor, así como los tiempos de traslado a los centros de trabajo para la mayor parte de los trabajadores.

Absurdo e irresponsable aprobar desarrollos de gran altura cuando nuestro Heroico Cuerpo de Bomberos no está preparado ni equipado por mucho para un gran incendio.

Y desde luego resulta ilógico seguir creciendo por una simple cuestión de mercado. En Cancún hay una sobre oferta de habitaciones y eso incluye las rentas vacacionales irregulares.  A pesar de ser un destino súper exitoso, aún quedan cuartos vacíos.

Lo retomaremos pasada la crisis del coronavirus.  

Dejar un comentario