Feliz cumpleaños Cancún

por ahernandez@latitud21.com.mx

Eduardo Albor

ealbor@latitud21.com.mx

Este 20 de abril se celebran los 50 años de esta gran ciudad que es Cancún.

Aun y cuando esto se hace oficial en el Periódico Oficial de la Federación el 10 de agosto de 1971 (que sería como el día en que te llevaron a registrar al Registro Civil, no el día en que naciste), se ha considerado el 20 de abril como la fecha oficial del inicio de Cancún, pues es cuando dan inicio las obras de construcción.

Eso hace de Cancún un Tauro. Y sin duda que Cancún es un Tauro. Los Tauro, según el zodiaco, se caracterizan por ser plácidos gran parte del tiempo, pero también impetuosos y hasta brutales cuando se enojan, como el animal que lo representa. Pertenece al elemento Tierra, con lo cual es práctico, ordenado, trabajador, ambicioso, serio y pragmático.

Así es un Tauro, así es Cancún. 

Y cumplir 50 años no es poca cosa. Y menos para una ciudad como Cancún, en donde en 50 años se ha hecho y conseguido lo que en otras ciudades con mucha más antigüedad no se ha conseguido. 

Cancún es el ejemplo de un proyecto urbano en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con el propósito adecuado.

Yo, en lo personal, visité Cancún por primera vez hace cerca de 40 años, cuando vine con mis padres y hermanos. Recuerdo que nos quedamos en un hotel en el centro, uno de los más nuevos, el hotel Plaza Caribe, frente a la terminal del ADO. Y en varias ocasiones nos seguimos hospedando en ese hotel pues a mis papás les gustaba por la ubicación y porque a mi mamá le gustaba caminar en la avenida Tulum desde el hotel y hasta la Bodega del Teniente, lo que hoy es una tienda Chedraui en la Tulum con Cobá.

El destino finalmente me trajo a Cancún con toda la familia desde 1996, hace ya 24 años.

En mi caso, como en el de mucha gente que tomó la decisión de adoptar Cancún como su nueva casa, ha sido  esta una de las mejores decisiones que mi familia tomó y nunca, ni un solo día, me he arrepentido de esto.

Y es que un cumpleaños es una oportunidad de celebrar y dar gracias a la vida por todo lo recibido y lo no recibido, por todo lo vivido y por la gran oportunidad de seguir viviendo. Por todo lo que hemos podido dar y compartir y lo que esperamos seguir dando y compartiendo. Un cumpleaños, y más los 50 años, es oportunidad de reflexionar, de poner en práctica la sabiduría y la experiencia que te dan la vida y los años, junto con el talento, fortaleza y estamina que aún conservas. Y creo que hoy más que nunca habremos de reflexionar qué serán los próximos 50 años nuestros y de Cancún ante las circunstancias locales y mundiales que estamos viviendo con la pandemia provocada por ese virus con nombre de cerveza.

Pero existe tanta literatura generada por dicho virus, que ha vuelto, literalmente viral todo lo que se dice, inclusive para motivarnos e inspirarnos a ser mejores, por lo que decidí no hablar de esta pandemia aunque solo lo menciono, porque siempre recordaremos estos tiempos y sin duda nos habrán de marcar la vida y muchas de las acciones del resto de nuestra exitencia.

En cualquier caso, este lunes 20 de abril, todos los cancunenses tenemos que celebrar por el cumpleaños de Cancún, desde nuestras casas o donde se pueda celebrar, pero de ninguna manera dejarlo pasar sin al menos, darnos un momento para darle gracias al Señor por habernos puesto en el lugar correcto, en el momento correcto y con la gente correcta. Así de bendecidos somos.

Enhorabuena y felicidades. ¡Larga vida al Rey, larga vida a Cancún!

Aaaah, y recordemos que lo que no te mata te fortalece. Larga vida a los cancunenses también. 

Dejar un comentario