Lo que construimos

por Latitud21 Redacción

 

El innovador programa de reproducción de mamíferos marinos Miracle  reportó el nacimiento de la cría número cien

Desde el 2002, año en que Dolphin Discovery (DD) desarrolló el proyecto Miracle como estrategia para preservar la vida marina y entender la biología reproductiva de las especies, logró la reproducción de cien mamíferos marinos de primera y segunda generación, de los cuales 82 son delfines, 12 lobos marinos y seis manatíes.

Los resultados de la iniciativa que también fomenta la investigación científica, alianzas con distintas instituciones relacionadas con bienestar animal y gestiones con universidades para la realización de tesis de titulación e informes sobre delfines y manatíes, colocan a la empresa y su programa de reproducción en el segundo lugar a nivel mundial, después de Sea World – líder en el mercado con 50 años de experiencia- y en el primer sitio en Latinoamérica.

De los 22 delfinarios que opera DD en México y el extranjero, los de Akumal, Costa Maya, Puerto Aventuras, Playa del Carmen y Cozumel tienen presencia Miracle, lo que significa que albergan exclusivamente delfines nacidos dentro del programa de reproducción.

Eduardo Albor, director general de Grupo DD, afirmó que “el éxito del nacimiento de las crías de primera y segunda generación es resultado de una continua  inversión no solo en instalaciones de primer nivel que permiten una investigación sostenida, sino en capital humano en constante capacitación”.

Roberto Sánchez Okrucky, director corporativo de Medicina Veterinaria de Grupo DD, reconoció que “hay desconocimiento sobre el trabajo que realizamos y la importancia que tiene para la conservación, educación, recreación, entrada de divisas, generación de empleo, son muchos los factores positivos que tiene un delfinario”.

Precisó que la empresa, que destina al año unos 350 mil dólares para este programa, es la más interesada en que los animales estén en las mejores condiciones, “de eso vivimos, es nuestro trabajo, es nuestra profesión, para eso estudiamos”, dijo.

Derivado de la dinámica que promovió el consorcio en redes sociales para celebrar el nacimiento del mamífero cien -un delfín bautizado con el nombre de “Miracle”-, el especialista destacó que es benéfico pues “muchas personas podrán ver el otro lado de la moneda.

“Llegó el momento de que los delfinarios contemos nuestra historia, la gente debe tener también la otra versión. Qué es lo que estamos haciendo, cuál es la huella que estamos dejando y lo importante que es para la conservación”, afirmó.

Explicó que el aprendizaje  del programa de reproducción lo aplican en los animales que viven en vida silvestre, los varamientos que atienden, las reincorporaciones a la vida silvestre, atención de crías huérfanas…, que sin la experiencia adquirida sería imposible”.

Proyecto científico

Por otro lado, el especialista comentó que desde el año pasado realizan un proyecto de investigación para demostrar de manera científica si los delfines en su interacción con el ser humano sufren de estrés o sufrimiento.

“Para ello, agregó, evaluamos el comportamiento fisiológico de los animales durante los programas interactivos, qué tanto esfuerzo físico hacen, qué tanto es su requerimiento de oxígeno para ver su grado de cansancio -como se hace con los deportistas de alto rendimiento- y principalmente medimos las hormonas que se relacionan con el estrés, como es el caso del cortisol.

“Los primeros resultados que obtuvimos indican que los niveles de cortisol no solo se mantienen a un nivel normal y fisiológicamente sano, sino que además cuando los animales inician el programa interactivo, incluso bajan. Nos dice que el animal fisiológicamente responde de una manera normal a una actividad que es normal, en el caso de los nacidos bajo cuidado humano”.

Sánchez Okrucky dijo que seguirán con el estudio por dos años más en alianza con diferentes universidades. (Norma Anaya) 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario