Retiro digno

por Latitud21 Redacci贸n

En M茅xico s贸lo el 17% de los adultos mayores reciben pensi贸n, y para 2050 el 23.3% de las mujeres y el 19.5% de los hombres tendr谩n m谩s de 60 a帽os

De acuerdo con estimaciones de la Asociaci贸n Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en nuestro pa铆s seis de cada 10 personas que pertenecen a la poblaci贸n econ贸micamente activa (PEA) no cuentan con un esquema de protecci贸n financiera que les garantice los recursos econ贸micos suficientes para gozar de un retiro digno.

鈥淟a situaci贸n actual de los adultos en edad productiva es preocupante. Cuando lleguen a la edad de 65 a帽os, muchos de estos mexicanos depender谩n econ贸micamente de terceros, es decir, de sus hijos, familiares, asilos o la asistencia social, porque no tienen planes formales de retiro y, por lo tanto, no tendr谩n los recursos econ贸micos para poder ser independientes en sus necesidades b谩sicas鈥, expresa Carlos Gay, director de Vida y Pensiones de AMIS.

El monto de la pensi贸n que recibir谩 un trabajador que cotiza en un esquema de seguridad social (IMSS o ISSSTE) al momento de su retiro laboral depender谩 de diversos factores, como son la edad de retiro, los a帽os cotizados, el crecimiento salarial, permanencia en el mercado laboral formal, los rendimientos que haya generado el saldo acumulado y, sobre todo, las aportaciones voluntarias.

En los registros del Instituto Nacional de Estad铆stica y Geograf铆a (Inegi) se muestra que actualmente s贸lo el 17% de los adultos mayores percibe una pensi贸n, y que el 58% de los hombres y el 32% de las mujeres mayores de 60 a帽os reciben ingresos por trabajo o por alg煤n negocio.

En M茅xico el ahorro para el retiro se ubica por debajo de la media internacional, que es de aproximadamente 17%. Los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ahorran el 6.5% de su salario; por su parte, quienes cotizan en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) aportan el 11.3% para su retiro.

En el caso de los trabajadores que empezaron a cotizar en el IMSS a partir del 1 de julio de 1997, con su ahorro del 6.5% de su salario base de cotizaci贸n, al momento de la jubilaci贸n 煤nicamente recibir谩n una tasa de reemplazo de entre el 25 y 30% con respecto de su 煤ltimo sueldo.

鈥淧or ejemplo, una persona que percibi贸 10 mil pesos mensuales durante toda su vida laboral recibir谩 aproximadamente聽 tres mil pesos para vivir su vejez, cantidad que no le alcanzar铆a para mantener el nivel de vida que ten铆a hasta antes de retirarse鈥, reitera el director de Vida y Pensiones de AMIS.

Las estad铆sticas del Inegi tambi茅n revelan que para el a帽o 2050, el 23.3% de las personas del g茅nero femenino y el 19.5% de la poblaci贸n masculina tendr谩n 60 a帽os en adelante. Por ello, es indispensable que se busquen alternativas financieras que garanticen una vida digna cuando se llegue a la tercera edad.

Es importante mencionar que, gracias al di谩logo y apertura con las autoridades como la Secretar铆a de Hacienda y Cr茅dito P煤blico (SHCP), la deducibilidad de los planes personales de retiro y las cuentas personales especiales para el ahorro regresan a sus l铆mites originales.

Es decir, en los planes personales de retiro podr谩n deducir hasta el 10% de los ingresos acumulables sin que dichas aportaciones excedan el equivalente a cinco salarios m铆nimos generales del 谩rea geogr谩fica del contribuyente elevados al a帽o, aproximadamente 133 mil pesos; en cuanto a las cuentas personales especiales para el ahorro el tope es de alrededor de 52 mil pesos.