Rogelio Jiménez Pons, Director de Fonatur

por Latitud21 Redacción

Entrevista con el nuevo Director de Fonatur

Con el proyecto de ejecución del Tren Maya, obra insignia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, arranca su gestión como director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) el arquitecto Rogelio Jiménez Pons, quien en encuentro con L21 da a conocer algunos detalles de los primeros trabajos del proyecto, además de la postura que asumirá la dependencia a su cargo en torno a la oposición de ambientalistas a temas como Malecón Tajamar en Cancún.

Con respecto al Tren Maya, ¿cómo se desarrollará el proyecto?

El tren consta de dos partes: la primera ya está lista, una antigua línea que va de Palenque hasta Valladolid, pasando Campeche y Mérida, y en esa vía ya hay un proyecto de rehabilitación que la convertiría de Clase 3, es decir de carga hasta 80 Km/h y que se transformará a partir del mismo proyecto a Clase 5, que es pasaje y carga, esto en el lado poniente; eso es lo que ya se puede trabajar porque hay el número de registro, unidad de inversiones, todo esto que es donde se aplicarían seis mil millones de pesos.

En lo que respecta a la otra parte vamos a lanzar inicialmente el proyecto de concurso donde prácticamente no hay nada, que es el tramo Escárcega-Chetumal hasta Tulum, porque de Tulum a Cancún sí hay dos o tres proyectos; en esa parte donde no hay nada lanzamos la convocatoria de licitación a proyecto ejecutivo.

¿Qué vamos a empezar a hacer? Obviamente las primeras obras son las que se llaman obras inducidas del derredor, que van desde cuestiones preliminares: subir puentes, quitar tablas, etc., una serie de cosas que nos permiten generar condiciones para después ir entregando los paquetes de concurso de obras formales más grandes.

Hay cierta resistencia por parte de ejidatarios, ¿cómo resolverán eso?

El tren va a pasar por la parte federal, ya están los derechos de vía existentes sobre la carretera. Son muchos los habitantes de las comunidades que han sido engañados, por mucho tiempo les han tomado el pelo, pero con este nuevo gobierno hay un cambio fundamental de política, queremos integrarlos y no se trata de sacarlos sino de asociarlos, lo que significa alguna negociación, y si hay alguna intervención de recursos en el corto plazo lo hacemos, es cosa de llegar a un acuerdo con ellos.

Hay tanta tela de dónde cortar que a diferencia de otras negociaciones con los sectores agrarios, el proyecto es generoso en términos económicos, porque al crear la infraestructura se genera valor en la tierra y este valor en términos comerciales satisface las necesidades de la gente; si la gente es prudente y se puede subir al proyecto, va a ganar; yo creo que no hay mucho problema con posicionamientos iniciales, es cuestión de hablar con ellos, que conozcan las negociaciones, hay tiempo.

EJECUCIÓN DE OBRAS

¿Cuándo iniciarían las obras en Quintana Roo?

Hay algo muy importante que se está armando en cuanto a resolver problemas de invasiones y otros; hay muchos efectos que generará el tren que se tienen que atender de inmediato, el gobernador Carlos Joaquín ya dio instrucciones para que eso esté trabajando, de hecho hay un programa por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano para apoyar, porque es un proyecto muy importante.

La  nueva política es incorporar a la gente, ser incluyente y tratar de que el efecto social sea en beneficio de la gente. Las primeras labores que verán ustedes en Quintana Roo van a ser de ese tipo de trabajos, posiblemente lo que se refiere a los derechos de vía, mover cables. Para las grandes obras es cuestión de ritmo, se va poquito a poquito como una locomotora, ya después agarra otra velocidad.

Hay renuencia por parte de algunos grupos hacia el tren…

El máximo temor es el ambiental, en este aspecto quiero decir que un tren contamina 100 veces menos que una carretera, el efecto va a ser sobre zonas ya devastadas, donde están líneas de luz, la carretera o la vía; hay muy pocos tramos, que sí los hay, en los que se tendrán que hacer algunas modificaciones, pero las medidas de mitigación tendrán la calidad suficiente para que todo mundo esté satisfecho, vamos a hacer esto de la mano con muchos grupos.

Hemos hecho convenios con instituciones muy serias de aspecto ambiental, instituciones científicas, universidades, institutos de biología, tanto de la UNAM como del Politécnico, así como de la UAM, entonces queremos tener ese respaldo de primer nivel para poder darle a la comunidad ambiental del país, los ecologistas, la certidumbre de que se van a hacer bien las cosas. Obviamente los ambientalistas no quieren que se haga nada, pero en un país que requiere desarrollo es difícil que no se haga nada.

DIÁLOGO CON 

AMBIENTALISTAS

¿Cómo se va a blindar Fonatur para que no ocurra lo que pasó en Tajamar?

Lo primero es tener un soporte, una interlocución a través de científicos, de gente del Conacyt; si viene con nosotros un grupo de ambientalistas con alguna causa, simplemente decirles: aquí está el interlocutor, que serán los científicos, si estos les dan la razón, la tienen, pero si no la tienen vamos a ver que es otro tipo de problema.

¿Esa será la postura de Fonatur en adelante?

Sí. Fonatur tiene un cambio importante en ese sentido porque no podemos ser interlocutores con ambientalistas, tenemos que poner una institución seria de por medio y son los científicos, los ecologistas reales que tienen que entender las cosas y poner a los dos en orden, tanto a ellos como a nosotros.

TRABAJO EN CANCÚN

¿Así se trabajará con Malecón Tajamar?

Desgraciadamente Tajamar ya pasó a un término jurídico, ya olvídense de las razones que sean, ya es una bronca de orden jurídico porque escaló el problema, se perdió el control de Tajamar, es la resolución de la Corte, es un problema de otra índole. Vamos a sentarnos a hablar todas las partes a ver qué hacemos, porque creo que hay que entender bien la situación para que conforme a eso ver qué soluciones hay.

Vamos a sentarnos con las autoridades, con los que establecieron las demandas; los ambientalistas tendrán sus razones, pero aquí hubo un problema jurídico que ellos hicieron todo el procedimiento, al que desgraciadamente no le dieron el seguimiento correcto, el problema creció y creció y ahora está en manos de las autoridades judiciales; vamos a tratar de ver cuál es el margen de acción que podamos tener y tratar de resolverlo.

Planes para Cancún…

Hay un gran menú de obras por hacer. Cancún es la ciudad emblemática para Fonatur, tenemos que estudiar si va a haber un sistema de transporte al interior, vienen los puentes, tenemos que hacerlo de la mano con Mara Lezama y con Carlos Joaquín, porque hay mucho por hacer.  

Dejar un comentario