Sobre ruedas

por Latitud21 Redacción

Arranca el negocio de food trucks en el Caribe mexicano como una atractiva alternativa de negocio para emprendedores

Un nuevo modelo de negocio del ramo restaurantero arranca con fuerza en el Caribe mexicano, los food trucks, una tendencia gastronómica sobre ruedas que actualmente representa una atractiva alternativa para emprendedores, a decir de su inversión, la cual ronda entre los 250 mil y un millón de pesos de acuerdo con el equipamiento de la unidad móvil, para cumplir con los estándares de calidad que exige el sector y ganar mayor confianza entre los comensales, el 50% de éstos de los llamados millennials.

httpv://youtu.be/RuCqJFrYhTI

La atracción culinaria del negocio sobre ruedas, que surge en EU desde hace décadas, aunque en México es relativamente nuevo, tiende a registrar un mayor crecimiento en los próximo años en el destino, pues de acuerdo con la Asociación de Food Trucks del Sureste, a dos años de que se conformó el organismo el número de afiliados creció de dos a 20 integrantes y de cuatro a casi 40 unidades, entre remolques y camiones, instalados en diferentes puntos de la ciudad.

Su presidente, Jorge Martínez Yapur, destacó que la asociación, con presencia en Cancún, Puerto Morelos, Tulum, Playa del Carmen, Mérida, Villahermosa y Puebla, recibe en promedio cerca de 10 llamadas telefónicas a la semana de personas interesadas en participar en este segmento culinario con importante desarrollo, el cual a la fecha genera cerca de 300 empleos.

“Las misma comunidad nos incentiva a continuar con el crecimiento, regulado por la Dirección de Comercio en la Vía Pública del municipio de Benito Juárez y la propia creación de la Asociación de Food Trucks del Sureste, un organismo sin fines de lucro, cuya intención es evitar un desarrollo desmedido y anárquico, además de tener un código de ética profesional entre los afiliados que nos permita respetar los lugares, las condiciones de trabajo y ubicaciones.

“Es un buen negocio, sin que sea una panacea, porque la economía no está para que así sea; sin embargo, es una inversión de bajo riesgo y todo lo que se invierte es dentro de un camión, y en caso de que no te funcione en determinado lugar levantas el camión y te vas a otro lado, a diferencia de un local, donde se le inyecta dinero y la inversión se queda ahí”, expresó.

El también socio de los food trucks Remolkkito y Mr. Ribs, en Cancún, y Aloha Pizza, en Puebla, mencionó que “la derrama económica diaria por camión es de entre mil a siete mil pesos, pero depende mucho de la temporada y el clima, pues son negocios que están a la intemperie.

La mayor parte de los food trucks afiliados a la asociación se concentra en Cancún -12 miembros, siete más por incorporarse al cierre de 2016-,  y se ubican en espacios privados, es decir, en estacionamientos y terrenos rentados, en las avenidas Cobá, Yaxchilán, Nichupté, en la calle Lluvia de la Tulum y en el polígono sur, sobre la Huayacán. Y están en negociaciones ante las autoridades municipales para instalarse en la Kabah.

“Tenemos desde tacos guisados, costillas BBQ, hamburguesas, comida americana, chimichanga, comida árabe y mexicana hasta raspados y crepas”.

Martínez Yapur mencionó que los interesados en formar parte de la asociación deben reunir las condiciones de higiene y salubridad para incursionar en este modelo de negocio. “La mayoría de los camiones cuenta con cocina de acero inoxidable, que tiene un costo de casi medio millón de pesos, además de que incluyen materiales que no son contaminantes dentro de la estructura de la unidad.

“Es un concepto de comida gourmet llevada a la calle con la misma calidad de un restaurante, pero con precios accesibles, ya que la mayoría de los dueños de los food trucks hemos trabajado en la gastronomía”, recalcó.

En México hay cerca de 400 vehículos food trucks, entre remolques y camiones, en Monterrey, Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Cancún, Veracruz, Yucatán, Guerrero, Sinaloa, Sonora, entre otras entidades. (Marlene Hernández)   

 

 

Dejar un comentario