Regalo del cielo

por Latitud21 Redacción

La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an se consolida como  un instrumento de desarrollo alternativo para las comunidades de la zona maya de Quintana Roo

A 30 años de que se decretara como Área Natural Protegida y casi al mismo tiempo de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la declarara  Patrimonio Natural de la Humanidad, en 1987, la Reserva de la Biosfera de Sian ka´an es en la actualidad ejemplo nacional e internacional de preservación, y hoy más que nunca una oportunidad para que la zona maya a través de la promoción de proyectos comunitarios sustentables y de crecimiento integral diversifique la oferta turística de Quintana Roo.

A lo largo del camino, la reserva de la biosfera -que cuenta con seis millones de pesos anuales para su operación- fue en el inicio, y sigue siendo, arropada en todo momento por su protectora y promotora, la asociación civil Amigos de Sian ka´an, que cumple también este 2016 tres décadas de trabajo ininterrumpido en favor de la conservación y el desarrollo sustentable del área y otros puntos importantes en Quintana Roo y el oriente de la Península de Yucatán.

Tanto la reserva como sus guías, entre las que se encuentran un sinnúmero de instancias y benefactores, no solo lograron alcanzar sus objetivos  de conservación ambiental, sino que en la constante búsqueda para  potencializar sus metas de sustentabilidad continúan innovando con nuevas formas de involucramiento de beneficio ambiental, económico, social y turístico.

Entre las más recientes está la aportación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del cual se logró el lanzamiento en 2014 de la nueva marca-destino Mayan Ka’an (Donde la tierra late), como una alternativa de ecoturismo de bajo impacto que beneficie de manera directa a las familias de las comunidades rurales que están dentro y fuera de la reserva natural.

Las características 

La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an es una de las áreas naturales protegidas más importantes del Caribe mexicano y del mundo. Tiene una superficie de 528 mil 148 hectáreas. Junto con el Área de Protección de Flora y Fauna Uaymil y la Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka’an conforma  el Complejo Sian Ka’an, con un área de 652 mil 192.97 hectáreas, y comparten un solo programa de manejo. Se  sitúa en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, Tulum, Bacalar y Othón P. Blanco, en Quintana Roo. La conforman nueve ecosistemas, tres hábitats acuáticos, 120 kilómetros del Sistema Arrecifal Mesoamericano y más de cuatro mil 180 especies de flora y fauna.

Asimismo, la reserva alberga numerosos vestigios arqueológicos de las épocas clásica y postclásica. Entre los sitios a la fecha inventariados se encuentran Chenchomac, Chunyaxché, Vigía del Lago, Xamach, Tampak y El Platanal, que son el hogar de cuatro especies en peligro de extinción: el jaguar, el tapir, el manatí y el pecarí, además de reptiles y más de 345 especies de aves residentes y migratorias, como el raro jabirú, la más grande cigüeña del continente americano que anida en el área.

 

Los amigos

Esta organización civil sin fines de lucro la integran personas interesadas en la conservación del ecosistema. Se fundó cinco meses después del decreto de la reserva de Sian Ka’an como Área Natural Protegida; sin embargo, a lo largo de los 30 años de que se instauró la institución amplió su trabajo en todo Quintana Roo y en el oriente de la Península de Yucatán.

“Aun cuando la asociación creció hacia otras partes del Caribe mexicano, la reserva de Sian Ka’an sigue siendo nuestro ‘corazoncito’ y fue un proyecto muy visionario en los años 80, que marcó la diferencia en el desarrollo de Quintana Roo, pues por un lado se convirtió en el principal destino turístico de México y América Latina y por el otro, gracias a esta Área Natural Protegida (ANP), somos un ejemplo internacional de conservación”, manifestó Gonzalo Merediz Alonso, director ejecutivo de Amigos de Sian Ka’an.

Destacó que “fue una línea muy importante para marcar el desarrollo de Quintana Roo. Se realizó un balance entre las zonas destinadas al turismo y las áreas establecidas para la conservación de la naturaleza.

“Amigos de Sian ka’an nace de la inquietud de un grupo de ciudadanos que promovieron en su momento el decreto de la Reserva de la Biosfera, y cuando se da se vieron en la necesidad de crear una entidad privada que contribuyera al éxito de Sian Ka’an. De ahí que, el 5 de junio, se formó la Asociación de Amigos de Sian Ka’an.

“Nuestra presidenta fundadora fue Bárbara Mackinnon de Monte, y nuestro primer director fue Arturo López. A partir de ese momento muchísima gente ha participado a lo largo de estos 30 años.

“Nos estamos expandiendo, pues en todo este tiempo logramos que se decretaran 14 áreas protegidas en Quintana Roo, como Banco Chinchorro, el Parque Marino de Cancún, tres de las ANP que hay en Cozumel y la Laguna de Chankanaab. Tenemos una visión de conservación a nivel Península de Yucatán y nuestra idea es seguir contribuyendo a la conservación de la región. Trabajamos dentro y fuera de las áreas protegidas”.

 

Proyectos de investigación 

-¿En qué otros proyectos trabajan como asociación?

GM.- Atendemos el tema del agua, investigamos el acuífero de la región con tecnología sofisticada para tener una visión y elementos que ayuden a la planeación de los programas de ordenamiento ecológico. Toda la información que generamos la aportamos en el proceso de los planes de desarrollo urbano. El mes pasado lanzamos la campaña de educación  ‘Eres agua toma conciencia’. La información que se obtiene del agua de la zona se difunde entre las comunidades.

Otro de los proyectos en el que trabajamos desde el año antepasado y que esperamos que se expanda durante 2016 es en un mecanismo de pago por servicios ambientales. Es decir, que los visitantes que consumen agua en las comunidades aporten una cantidad pequeña, simbólica, pero que al sumarse represente un monto importante a los dueños de la selva que ayudan a captar el agua. Esos recursos se aplicarían para pagar a los dueños de la selva por esa conservación.

-¿Cuánto se pretende recaudar con ese mecanismo?

GM.- Actualmente trabajamos en ese mecanismo financiero, no es la única fuente, es un ejemplo, hay varias vías, lo ideal sería recaudar o tener un fondo de unos siete millones de pesos al año y que se puedan distribuir entre las comunidades beneficiadas.

 

-¿Cuántas personas se beneficiarían con este proyecto?

GM.- Serían mínimo unas 10 mil hectáreas, no te puedo decir cuántas personas porque depende si son propiedades privadas o ejidos. Ya trabajamos en 500 hectáreas. La idea es crecer poco a poco.

 

-¿Cuáles son sus principales logros?

GM.- A lo largo de los años hemos tenido logros importantes. La razón es que nos gusta colaborar y sumarnos con las comunidades, autoridades, empresarios y escuelas, y eso nos ayuda mucho. La consolidación de Sian Ka’an como destino ecoturístico es un logro importante, los decretos de áreas protegidas. Hablamos, junto con Sian Ka’an, de más de un millón 100 mil hectáreas en todo Quintana Roo. Otro logro es el lanzamiento de Maya Ka’an. Todo eso es una contribución importante.

 

Treinta primaveras 

“Cumplimos 30 años de la creación de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, y la participación de las organizaciones civiles, en particular de Amigos de Sian Ka’an, ha sido muy importante para implementar proyectos que beneficien a las comunidades que viven dentro y alrededor del área natural protegida.

“Tenemos que seguir con el trabajo con las comunidades y con aquellos grupos que aún no se acercan a la reserva y a la oficina de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) ubicada en Felipe Carrillo Puerto.

“Nuestro deseo es apoyar proyectos responsables con el medio ambiente. Consideramos que aún falta mucho por hacer, pues el beneficio todavía no llega a todas la comunidades.

“Tenemos un promedio de cinco a seis millones de pesos anuales para la operación de la reserva, además de los apoyos de organizaciones civiles como Nature Conservancy y del Fondo Mundial para la Conservación del Ambiente, entre otras.

“La reserva es un sitio de humedales de importancia internacional y hasta el momento se tiene un registro de más de cuatro mil 180 especies de flora y fauna y nueve ecosistemas. Está conformada por tres áreas protegidas: Sian Ka’an, la zona de arrecifes y el área de protección de flora y fauna Uaymil. La zona protegida tiene selvas, selva inundable, pantanos, zacates, manglar, arrecife, bahías, pastos marinos, zonas de langosta, y es todo un mosaico de ecosistemas.

“Actualmente hay 45 proyectos autorizados por la Semarnat, 47 proyectos negados que no cumplen con la normatividad y cinco en revisión. Estos últimos son proyectos para la construcción de casas habitación de particulares”, declaró.

 

 

Reservorio de carbono

Además de ser una de las áreas con singular belleza paisajística, Sian ka’an tiene gran importancia para la región y el mundo por los servicios ambientales que otorga, como es el caso de los reservorios de carbono encontrados en los manglares.

Es uno de los casos de éxito en la conservación de sus ecosistemas. Gracias al trabajo conjunto se han logrado conservar los nueve ecosistemas que existen en la reserva, como selva, humedales, manglares y arrecifes de corales, además de impulsar proyectos con las comunidades que habitan en ellas.

Sian Ka’an tiene un sistema de ríos subterráneos de agua dulce que interconectan los cenotes y los petenes, único en la Península de Yucatán y el mundo, el más importante capital natural de la reserva.

Maya Ka’an, eco-destino

La presencia de Sian Ka’an significó una oportunidad para la zona maya y los municipios a su alrededor. “Una prueba de ello es Maya Ka’an, que era un tour que operaba la asociación Amigos de Sian Ka’an hace 25 años para generar recursos destinados a la conservación de la reserva”, explicó  Merediz Alonso.

“Sin embargo, con el tiempo se convirtió en todo un proyecto comunitario, donde el turismo ya no estaba a cargo de la asociación sino de los propios habitantes de la zona, sobre todo de Punta Allen y Muyil, y en 2014 se lanzó como destino turístico para diversificar la oferta de Quintana Roo y promover el desarrollo comunitario y regional impulsando a las comunidades mayas mediante el aprovechamiento sustentable de atractivos.

“Realmente estamos hablando a nivel de destino, que sería el primero en México dedicado en esencia al ecoturismo. Es una gran oportunidad y precisamente la presencia de Sian Ka’an hace que esta nueva atracción turística sea única. Es un lugar impresionantemente bello y un ejemplo de cómo las comunidades locales se benefician del atractivo de un área protegida.

“Las comunidades en Punta Allen por ejemplo tienen la única pesca sustentable de langosta en toda la región. El ecoturismo se dio en muchas comunidades y se demostró cómo la reserva de la biosfera es una oportunidad de desarrollo para las comunidades, y eso es lo que queremos expandir en la región con Maya Ka’an. Es un ejemplo muy importante para la asociación porque al construir un destino ecoturístico se crea un parteaguas de desarrollo sustentable en el área.

“Buscamos impulsar a Maya Ka’an como un destino turístico y que las cooperativas tengan un mayor impacto en la promoción nacional e internacional del destino y con ello también poner a Quintana Roo a la vanguardia del turismo de naturaleza y sustentable, como lo ha demostrado Punta Allen y Muyil.

 

Motor para el desarrollo

El directivo de Amigos de Sian ka’an mencionó que pretenden que Maya Ka’an sea un motor para el desarrollo de la zona maya. “Se necesita una plataforma que permita al público conocer esta región, que sepan de la existencia de las empresas comunitarias, de cómo llegar a ellas, cómo reservar con estas empresas para visitar y recorrer los diferentes poblados de la zona y gastar aquí su dinero”.

Recordó que en febrero pasado se firmó un convenio de colaboración con las empresas comunitaria para el fortalecimiento de las empresas de turismo comunitario que integran Maya Ka’an. “Con ello damos un paso de profesionalismo, de visibilidad, fortaleza para poder detonar el turismo en la región a una escala apropiada.

“La red de comunidades de la zona maya se conformó hace año y medio, tiene el apoyo del corredor biológico mesoamericano. El proyecto tiene el soporte de otras instancias y la oportunidad de hoy es llevar la colaboración a otra escala para que se convierta en un destino internacional.

“Es urgente que comience a llegar más turismo a la zona, creemos que realmente necesitamos cerrar filas, ser mucho más sólidos en nuestro trabajo y darlo a conocer a la sociedad. Son esfuerzos de años y años de trabajo y preparación para tener alternativas y cristalizarlas. Necesitamos que el mundo conozca toda esta parte de la zona maya y abrirnos con mucha mayor velocidad”.

 

Red de turismo comunitario

Bajo este concepto, 19 empresas comunitarias conforman la Red de Turismo Comunitario de la Zona Maya de Quintana Roo, una agrupación que abarca poblados de los municipios de Tulum, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas, y que busca a través de Maya Ka’an ser una marca alternativa de desarrollo sustentable para los habitantes de la región.

Su presidente, Damián Gómez Xool, explicó que “Maya Ka’an es una lucha constante como empresas comunitarias, y a través del convenio de colaboración que recientemente firmamos con Amigos de Sian Ka’an y la Conanp nos dieron la facilidad de fortalecernos para impulsar esta nueva marca que pretende beneficiar a más de 900 familias de la zona.

“Es un convenio de apoyo y trabajo mutuo para conservar la reserva de Sian Ka’an y dar a conocer la cultura y tradiciones que tenemos para variar un poco el turismo.

“Con el apoyo de Amigos de Sian Ka’an y de otras dependencias como el Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas de Solidaridad (Fonaes) y la  Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) logramos fortalecernos durante un año. Con Amigos de Sian Ka’an tenemos convenios de capacitación para fortalecer a las empresas. Actualmente negociamos con tres de Lázaro Cárdenas para que se incorporen a Maya Ka’an.

“Cada cooperativa recibe entre un millón 300  mil a un millón 800 mil pesos para mejorar  las cabañas y las entradas de cada una de las atracciones. Estamos en proceso de adquirir tres camionetas para los tours, que van desde Muyil, Tihosuco, Señor, Chunhuhub, Kantemó, Dziuché, Chacchoben, Noh Bec, Bahía del Espíritu Santo, Tihosuco, Punta Allen y Fantemo, entre otros.

“Este año queremos enfocarnos a la mercadotecnia para dar a conocer el destino. El convenio con Sian ka’an nos permitirá darle un mayor impulso a esta parte a fin de aumentar la afluencia de visitantes a la zona. Actualmente recibimos alrededor de 600 turistas al mes, sobre todo de Europa, de países como Alemania, Italia, Dinamarca e Inglaterra.

“Están en puerta seis millones de pesos para mejorar infraestructura y promoción, mismos que serán distribuidos entre las diferentes empresas”, concluyó.

 

Circuito turístico

Francisco Ricardo Gómez Lozano, director Regional Península Yucatán y Caribe Mexicano de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), destacó que son aliados desde un inicio de Amigos de Sian Ka’an, pues la colaboración que hay entre los dos organismos les ha permitido participar en foros nacionales e internacionales para promover la conservación de la reserva y al mismo tiempo como un destino de aprovechamiento sustentable.

“En 2015 se invirtieron más de cuatro millones de pesos en programas de subsidios dentro de la reserva para que las comunidades sean los principales promotores de la conservación de la zona a través del aprovechamiento de los recursos naturales. Buscamos en las áreas protegidas ya existentes detonar un turismo integral a través de un circuito desde Sian Ka’an hasta Balancax, donde el turismo pueda estar un día en Sian Ka’an, otro en Muyil y en otros lugares. Es tratar de que la estancia sea por más de una semana y no solo de un día.

“Las comunidades están en condiciones de recibir al turismo porque hay mucha infraestructura. Lo que se requiere es una mayor difusión e ir creciendo de acuerdo a la demanda internacional, la cual no busca grandes hoteles sino espacios más amigables con el medio ambiente y donde puedas tener un mayor contacto con la naturaleza.

“Ya se trabaja en el proyecto y esperamos lanzarlo a finales de este año. Pretendemos que el circuito lo integren 2.8 millones de hectáreas protegidas de los tres estados de la Península de Yucatán. Con ello se beneficiarían más de 300 mil familias de las comunidades que tienen una incidencia directa de las áreas naturales de la región.

“Falta que las diferentes instancias, organizaciones, comunidades y sectores involucrados trabajemos mucho más de la mano y entendamos que las áreas protegidas no son espacios de no tocar, son espacios que deben promover el aprovechamiento sustentable”.

 

Dejar un comentario