40 años de pasión por el mar

Fundado en 1980, Scuba Cancún Dive Center es el centro de buceo más antiguo de Cancún y Riviera Maya


Hablar de Scuba Cancún es hablar de historias familiares, de personas que comparten la pasión por el conocimiento, el cuidado y el disfrute de las bellezas que el mar del Caribe Mexicano ofrece.

Fundada por el Capitán Luis Hurtado, excomandante militar y de rescate con 66 años experiencia en buceo, este 2020 cumple cuatro décadas de prestar servicios, tiempo en el que han visto pasar a varias generaciones, de tal modo que más que un negocio de gran volumen, es una empresa que brinda y comparte experiencias espectaculares. “Es algo muy bonito ver que si antes buceaba el Sr. Smith, ahora él ya no lo hace, pero sí sus hijos, sus yernos o sus nietos”, dijo Thomas Hurtado.

Añadió que la empresa tiene muchos clientes repetitivos que ahora traen a sus hijos o nietos para obtener su certificación de aguas abiertas.

Legado   

Recordó que su padre, el Capitán Luis Hurtado, estableció un grupo de rescate hace 47 años y Scuba Cancún hace 40 años. Es uno de los pioneros en buceo y rescate acuático en México e incluso formó varios equipos y unidades de rescate, salvamento y fue requerido por la NASA para brindar entrenamiento en el agua a los astronautas.

Además, participó en varios proyectos relacionados con la operación de construcción y mantenimiento submarinos; también capacitó a varios equipos de construcción submarina de todo el mundo.

Desafíos constantes

Expresó que la familia Hurtado ha trabajado duro para mantenerse a flote durante los últimos 40 años. “Ha sido un viaje asombroso, pero no ha sido fácil”, reconoció. Scuba Cancún se ha impuesto luego de grandes desastres como huracanes, eventos mundiales que han tenido un impacto negativo en el turismo y ahora tratan de sobreponerse a la crisis derivada de la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Destacó que una de las fortalezas que les ha permitido salir avante, es su personal. “Gran parte de los que están con nosotros lleva 20, 30 o 35 años colaborando, son viejos lobos de mar por así decirlo”. 

Añadió que en los mejores momentos han llegado a tener hasta 60 personas trabajando. Sin embargo, derivado de los vaivenes de la economía, este año, antes de la pandemia, tenían 27. De esos, actualmente son 25; “una se fue a vivir a otra ciudad y otra nos pidió permiso para irse con sus familiares durante tres meses y por supuesto que se lo dimos. El resto sigue al pie del cañón con nosotros y tratamos de mantenerlos a todos; es un gran esfuerzo por los nulos ingresos durante varios meses y muy pocos ahora, pero tenemos el compromiso con nuestra plantilla”, dijo.

Servicios

Thomas Hurtado dijo que actualmente tienen seis barcos, que son los más grandes y cómodos de la región, para garantizar que los paseantes disfruten la experiencia al máximo. “No nos gusta llevar el máximo de la capacidad; por ejemplo si un barco tiene permiso para 40 personas, a lo mucho llevamos 20, para que vayan cómodos, puedan caminar y disfrutar bien la experiencia. Es por eso que tenemos muchas personas que son repetitivas con nosotros”, comentó.

Se enfocan en ofrecer excursiones de buceo, esnórquel y renta de embarcaciones para paseo y pesca. Por supuesto, dan lecciones y cursos, para cumplir con la reglamentación de que toda empresa que ofrezca buceo debe verificar que las personas tomen sus lecciones o presenten credenciales de que ya las tomaron. Con los cursos que ellos imparten se obtiene la certificación de la Professional Association of Diving Instructors (PADI), la asociación más grande de buceo internacional y cuya credencial es válida en todo el mundo.

La cobertura que ofrecen es buceo a 22 lugares de Cancún, ocho cenotes de Riviera Maya y 10 arrecifes en Cozumel.

Sus clientes son principalmente de Estados Unidos, México, Canadá e Inglaterra. 

En cuanto a nacionales, de la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara. Por supuesto, mucha gente local acude a Scuba Cancun, a quienes les dan precios preferentes y descuentos.

“Nueva Normalidad”

En esta etapa de reactivación, están operando a 30 por ciento de capacidad y sólo cuatro días a la semana, tratando de juntar a más personas para no salir con dos o tres, por los costos que implica. “Incluso estamos analizando si convenía más estar cerrados que abiertos”, reconoció Thomas Hurtado.

“No quiero sonar negativo, más bien realista”, dijo, al explicar que si actualmente la ocupación hotelera ronda el 27%, al menos 7% se quedan en los centros de hospedaje y el 20% restante es por el que compiten todos los prestadores de servicios para atraerlos, desde marinas, restaurantes, artesanos, bares, parques acuáticos, delfinarios y un largo etcétera. 

“En estas fechas el año pasado Cancún estaba a 90%. Y ahora apenas rebasa el 20%. Todos nos dicen que hay que tener ánimo, que va a mejorar, y sí, nos damos ánimo entre todos, pero es una carrera contra el tiempo, porque hay muchos gastos fijos”, dijo.

Para sobrellevar la crisis, comentó que han recurrido a créditos bancarios y “a romper el cochinito; ya disminuimos costos al límite”. 

En cuanto a la operatividad, cuentan con todas certificaciones sanitarias y cumplen con los protocolos dictados para evitar contagios.

Actividad sobrerregulada

Para colmo, Thomas Hurtado dijo que en los últimos años y cada vez más, el buceo padece de demasiados trámites y pagos en los tres niveles (federal, estatal y municipal), lo que hace más complicada la actividad. 

De hecho, dijo que son casi 50 los conceptos y pagos que tienen que realizar en dependencias como Capitanía de Puerto, Semarnat, Parque Marino, además de los impuestos al IMSS, ISR, IVA, recoja de basura, etc.

Compromiso social y fortaleza

Thomas Hurtado dijo que en estos tiempos no queda más que “tratar de aguantar lo más posible, estar abiertos a los cambios, ser resilientes y apoyarnos unos a otros más que nunca. Es cuando más se tiene que ver la solidaridad entre empresarios… ojalá que el gobierno federal captara que tiene que apoyar a las empresas para generar empleos, pero hasta ahora se ve todo lo contrario”.

Pero además, dijo que las empresas deben aportar a la comunidad, “no sólo vía impuestos, sino adoptar una causa, sin importar si es una compañía chica, mediana o grande”. 

Por ejemplo Scuba Cancún como empresa socialmente responsable apoya diferentes asociaciones. Durante muchos años al Departamento de Bomberos de Cancún, pues Thomas ha estado al frente desde hace varios años con magníficos resultados.

Además, desde hace 29 años hacen limpieza en el canal Sigfrido para hacer conciencia de cuidar nuestros mares.

Incluso, en este aniversario 40, a iniciativa del capitán Luis Hurtado, ofrecen 40% de descuento a los locales. “Se trata de ayudar y devolver a la comunidad algo de lo que nos ha dado. Quizá ahorita por economía no salga, pero si un cancunense viene y lo aprovecha, después luego nos recomendará con algún familiar o amigo que venga. En fin, se trata de ayudarnos unos a otros”. 

Leave a comment