Fortalecer la memoria histórica, sin perder los fines de semana largos

México no es el único país en donde se realiza la práctica de los fines de semana largos, además, no existe ninguna garantía sobre si la supresión de estos sería el camino efectivo para el fortalecimiento de la memoria histórica, pero el impacto social sería muy alto para el país, advirtió la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras (ANCH Hoteles Por México) y la Asociación de Secretarios de Turismo de México (ASETUR)

La buena aceptación de los fines de semana largos está relacionada con los beneficios que genera, dentro de los cuales se cuentan los siguientes:

Beneficios económicos directos para la industria turística por el aumento en el consumo del mercado nacional derivado de un mayor número de viajes, así como por el efecto positivo sobre la proveeduría necesaria para atender a los visitantes.

Por lo tanto, la ANCH – Hoteles Por México, la ASETUR y el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur), proponen 10 medidas para contribuir a atender la acertada preocupación presidencial por fortalecer la memoria histórica del país y evitar afectaciones económicas que podrían superar los 21 mil millones de pesos en caso de que se suspendieran los fines de semana largos.

Con la implementación de estas propuestas se podría contribuir a fortalecer la memoria histórica sin afectar a la industria turística en un monto equivalente al 1.1% del PIB turístico, el 0.7% del consumo turístico interior anual o el 1.9% del consumo turístico interno anual en excursiones y vacaciones, pérdidas que representaría la eliminación de los fines de semana largos.

Entre las propuestas destacan:

1. Diseñar con la participación ciudadana las acciones de la gran cruzada nacional para recuperación de la memoria histórica, que arrancaría con un programa de conmemoración de Bicentenario de la consumación de la Independencia en 2021 y un segundo programa por los 150 años de la muerte de Benito Juárez en 2022.

2. Lanzamiento de un programa de desarrollo turístico, en paralelo con el de Pueblos Mágicos, para conformar los Pueblos Históricos, que al tiempo de contribuir a la recuperación de la memoria histórica, genere alternativas de desarrollo a través del turismo para comunidades como Guelatao, Dolores Hidalgo, Parral o Anenecuilco, por ejemplo.

3. Fortalecer, con la orientación de recuperación de la memoria histórica, los contenidos de la materia de formación cívica y ética, en la educación primaria y secundaria.

4. Convocar a un concurso nacional de dibujo alusivo a las fechas históricas para los niños de sexto año de primaria y los premios, aportados por la industria turística serán viajes a los sitios en que se registraron estos hechos históricos.

5. Aprovechar los tiempos oficiales en medios electrónicos para difundir ampliamente, campañas que enaltezcan las fechas históricas.

6. Impulsar el desarrollo del turismo infantil desde las escuelas, organizando viajes de proximidad a los sitios históricos para que la niñez conozca de primera mano los escenarios que dieron pie a la historia nacional, entre otras.