tentaciones

Nube Repostería: Dulces tentaciones

 

Dos jóvenes apasionados por su trabajo crean Nube Repostería, negocio que cada día gana más clientes en Quintana Roo.

 

Constancia y ganas de salir adelante en un negocio dedicado a lo que les apasiona dieron el impulso a la joven pareja formada por Shogo Velasco y Lizbeth Tamayo para crear Nube Repostería, que a dos años de iniciar operaciones mantiene un crecimiento constante en el número de clientes, quienes les piden desde un pastel pequeño (para ocho o 10 personas) hasta los más grandes para eventos como bodas, así como postres de una gran variedad y sabores.

Lizbeth, directora general de Nube Repostería, comenta que hace cuatro años salieron de Cuernavaca con la idea de probar suerte en Cancún, en donde empiezan a trabajar en la hotelería. Ella es licenciada en hotelería y gastronomía, en tanto que Shogo es chef.

Aunque estaban a gusto en su trabajo deciden emprender en el rubro de la repostería, por lo que con un capital inicial de 50 mil pesos con los que adquirieron los utensilios básicos, un horno y los primeros insumos inician su negocio.

“Nos mudamos a Cancún sin conocer a nadie aquí, el conseguir clientes fue contacto por contacto vía whatsapp a toda la gente que conocemos, para informarles del proyecto; los amigos cercanos comenzaron a comprar, probaron, les encantó y nos empezaron a recomendar, todo ha sido por ese medio, no hemos invertido en publicidad; todo ha sido por recomendación de los clientes”, comenta Lizbeth.

En Nube Repostería solo se trabaja por pedido, no se cuenta con un local abierto al público, por lo que quienes desean un pastel tienen que solicitarlo con mínimo tres días de anticipación, aunque en el caso de un pastel de boda o evento muy especial debe ser desde un mes o más, ya que en algunos casos el cliente pide degustación.

No se maneja stock para evitar pérdidas en caso de que la mercancía no se venda.

POSTRES Y PASTELES

“Todo lo que hacemos es personalizado, por lo que no contamos con un menú, alguna vez tuvimos uno que mandábamos a quien no tiene idea de lo que quiere y nos ayuda, pero normalmente la gente pide lo que quiere y trabajamos en eso. Nos encargan mayormente pasteles para eventos, pocas veces porque se les antoja algo, aunque por ejemplo la semana pasada nos pidieron rosca de reyes y la hicimos”, expresa Shogo.

Además de los pasteles preparan postres individuales, como cupcakes, brownies, galletas y otros de los denominados ‘de bocado’ para una mesa de postres o para acompañar el café.

“También podemos hacer postres emplatados para un evento grande, como una boda, pues aunque ya tienen su pastel quieren cerrar su menú con algo distinto”.

Una de las especialidades de Nube Repostería es un pastel especial de mole con chocolate, el cual es muy solicitado para las mesas de postres. “Tenemos de todos los sabores, el límite es la imaginación del cliente. Cuando nos solicitan postres emplatados siempre pedimos ver el menú para darles mejores opciones”, indicó Lizbeth.

En la preparación de los postres manejan ingredientes poco comunes, como lichis, rambután, queso de bola, matcha (té verde japonés), maracuyá y otros.

“Cuando el cliente se acerca con nosotros para cotizar les pedimos una foto del pastel que quieren, además de que llenan un formato; si no tienen foto nos los describen y nosotros hacemos un boceto”, explica Shogo.

Hasta el momento la venta se circunscribe principalmente a Cancún y Riviera Maya, aunque han hecho entregas de pasteles de boda en Tulum.

CURSOS Y TALLERES

A dos años de que inició el negocio, aún son solo Lizbeth y Shogo los que se encargan de todo el proceso, desde la atención de los clientes hasta la planeación y elaboración de los productos; no cuentan con empleados, pero contemplan la posibilidad de atraer a estudiantes para que hagan sus prácticas profesionales en Nube Repostería.

De momento no planean instalarse en un local para la venta de los postres; sin embargo, analizan disponer de un espacio más grande para que funcione como taller para trabajar y ofrecer cursos de repostería avanzada.

Asimismo, entre sus proyectos a corto plazo está impartir clases para amas de casa que deseen aprender a elaborar postres fáciles, pero sabrosos, además de cursos para niños y otros de repostería con técnicas avanzadas.

LUCHA CONSTANTE

El mensaje de estos jóvenes, que a la fecha ya viven al 100% de su negocio, es que quien desee emprender como primer punto tengan perfectamente claro en qué rubro quieren desarrollarse.

“Debes estudiar un poco; por ejemplo nosotros en la pastelería ya teníamos un previo conocimiento de eso, por eso al emprender tiene que ser algo que conozcas, que ya manejes, eso es importante, aunque en el camino no dejas de aprender. Sí habrá momentos en los que digas ‘ya no quiero’, pero siempre tienes que tener en mente la visión y la meta a la que buscas llegar”.

“Nunca te des por vencido, porque a veces hasta tu propia familia te va a decir que mejor te vayas a trabajar porque no tienes dinero, pero si lo sientes con todo tu ser debes de luchar por lograrlo”, enfatizó Lizbeth. (Antonia Rusca)

*****

  • Eventos al mes: 6 a 10
  • Pastel más económico: $450 (para 8 a 10 personas)
  • El Pastel más grande elaborado: para 150 personas
  • Meses de más trabajo: noviembre y diciembre


“La base del éxito de un negocio es que los que iniciaron nunca lo dejen de atender, porque no será igual si le dices a alguien que te apoye”

Lizbeth Tamayo

1 comment

  • NellyG
    11:16

    Muchas gracias por ten Bella entrevista ‍♀️✨‍

Leave a comment