Turismo responsable

Las vacaciones de Semana Santa han pasado y sin duda llegaron para muchas empresas turísticas locales y del país como bocanada de aire puro para reactivarse económicamente; en Quintana Roo, coordinadamente con las autoridades de los diferentes niveles de gobierno se tuvieron buenos números en la atracción de turistas y el manejo de los protocolos de salud, dado que estamos en semáforo amarillo. 

Nuestro estado, el más joven del país, junto con Baja California Sur, vive netamente del sector turismo y por ende ha sufrido económicamente bastante desde hace ya más de un año que inició la pandemia. De acuerdo con las cámaras empresariales, el cierre paulatino de negocios se generó por las bajas o nulas ventas, pero principalmente por la escasa aportación federal en apoyos; aunque el estado y municipios hicieron los propio y hasta donde podían, el gobierno federal nunca quiso impulsar apoyos reales a través de la Secretaría de Hacienda principalmente; los empresarios no pedían dinero, pedían prerrogativas, parcialidades o en su defecto que se dieran facilidades para pagar a plazos los adeudos fiscales determinados o los autodeterminados por los contribuyentes, incluidos recargos, actualizaciones, multas, etcétera, por dar un ejemplo. Simplemente el discurso fue más que los hechos.

En esa preocupación de recuperar la economía, un buen ejemplo ha sido Cozumel; gracias a la gestión atinada del alcalde ante el empresariado y junto con la autoridad de turismo, regresará el nicho de mercado que es vital para la ínsula, los cruceros. En verano ya llega el primero. 

El sector hotelero de Cancún, encabezado por Roberto Cintrón hijo, sigue impulsando el destino, de la mano con el Consejo de Promoción Turística del estado que dirige Darío Flota. No han dejado caer la imagen de las marcas para la atracción de turismo, pese a la difícil situación mundial. Además, la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, que dirige Antonio Chaves, se suma a estos esfuerzos y prevén un crecimiento en la ocupación próximamente; en la plática empresarial nos adelantó que los afiliados del sector no se rajan y siguen creyendo en Quintana Roo. 

La Cámara de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados a nivel nacional tiene nuevo presidente; sin embargo, en Cancún se ha reelegido Marcy Bezamel el cual ha hecho un buen trabajo para seguir alzando la voz y defendiendo los intereses de este sector tan vulnerable por los inconvenientes que genera el Covid-19. 

La portada de Latitud 21 nos trae a un empresario hospitalario que ha creído en esta zona como ancla para el crecimiento de los Amerimed Hospitals, los cuales se han asentado desde ya más de una década, atendiendo con tecnología de vanguardia a locales y turistas, en Playa del Carmen, Cozumel y Benito Juárez. Rafael Espino y su equipo comandado por Gabriela Martínez van viento en popa y ya han inaugurado otra torre médica, trayendo inversión y generando fuentes de empleo. La entrevista es tan interesante que nos adentra a lo que se puede hacer en el sector médico sin ser doctor. Visión empresarial que incluye turismo de salud. 

La reactivación económica ha sido con turismo responsable, así lo han correspondido también en The Dolphin Company, en sus diferentes parques y delfinarios, quienes durante la pandemia han sorteado de manera inteligente y con estrategia encabezados por Eduardo Albor, quien no deja de creer e impulsar el paraíso llamado Caribe Mexicano.