Clima laboral

por Latitud21 Redacción

El clima laboral es el sentimiento o estado de ánimo que prevalece en una organización e influye directamente en la satisfacción y en la productividad, se relaciona con los comportamientos de los empleados y directivos, con su manera de trabajar y de relacionarse entre ellos, así como con la organización.

El impacto del clima organizacional sobre el rendimiento de una persona oscila entre un 20 y 30 por ciento. Es por ello que hoy en día las empresas deben buscar constantemente oportunidades de mejora, tales como el desarrollo de planes de vida y carrera, planes de capacitación y de integración de equipos de trabajo, con la finalidad de que los colaboradores se sientan totalmente parte de la empresa y esto se traduzca en un buen clima laboral dentro de la organización.

La punta de lanza de un buen clima laboral sin duda es el área de Recursos Humanos, que con su cultura y sistemas de gestión proporciona -o no- el terreno adecuado para el desarrollo de un buen clima laboral, apoyándose de las políticas de personal, la comunicación interna y los programas de desarrollo para los empleados.

El mantenimiento de un buen clima laboral contribuye a la cobertura de los objetivos generales de la empresa, por otro lado un mal clima laboral se traduce en conflictos entre todos los niveles de la organización y bajo rendimiento en la mayoría de los empleados.

Mientras que un “buen clima” se orienta hacia los objetivos generales, un “mal clima” destruye el ambiente de trabajo ocasionando situaciones de conflicto y de bajo rendimiento.

Los mejores indicadores del clima organizacional son las actitudes, ya que se conforman por emociones que afectan el entorno de la compañía. Algunos aspectos que influyen directamente en el deterioro de este clima son:

 

• Incertidumbre ocasionada por cambios en la estructura organizacional de la compañía.

• Cambios en el mercado y acciones de la competencia.

• Cambio de directivos o jefes de área.

• Programas intensivos de reducción de costos.

• Disminución precipitada de las ventas.

• Falta de programas de capacitación.

• Amiguismo y relaciones interpersonales.

• Falta de liderazgo.

 

¿Cómo evaluar el clima laboral?

Antes de realizar algún plan de acción para mejorar el estado de ánimo de la empresa es necesario conocer a detalle los factores que influyen de manera directa.

Lo más recomendable para evaluar el clima es a través de encuestas a los empleados, el desarrollo de éstas precisa fuertes conocimientos en psicología, estadística y métodos de aplicación de encuestas, por mencionar solo algunos, es por eso que en muchas organizaciones se destina esta actividad a una empresa externa que tenga todo el conocimiento y expertise para poder realizarlo, además de un alto nivel de objetividad a la hora de presentar los resultados; sin embargo, cualquier organización puede sin duda alguna realizar el proceso in house y obtener resultados muy satisfactorios.

Una vez realizada la encuesta del clima laboral es necesario determinar un plan de acción que indique todas las mejoras que deben realizarse al interior de la empresa; los directivos y dueños de empresas deben saber que los líderes son clave en el éxito, ya que ellos marcan el rumbo y fomentan las condiciones para un buen clima, lo que influye directamente en la rentabilidad de la empresa y productividad de los empleados.

¿Cuáles son los factores que se deben considerar a la hora de evaluar un clima laboral?

 

• Estructura.

• La parte humana.

• Responsabilidad individual.

• Comunicación efectiva y trabajo en equipo.

• Planeación y control.

• Remuneración.

• Nivel de satisfacción general.

• Motivación.

Destinar esfuerzos orientados al desarrollo de un buen clima laboral aumentará la productividad y el sentido de pertenencia de todos los empleados de su organización.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario