En Ámsterdam ofrecen bodas por un día

por NellyG

En Ámsterdam, Holanda, tuvieron una idea muy original como solución en lugares que están resintiendo los efectos del turismo masivo; algunas ciudades de México muy bien podrían apuntarse a esta propuesta.

Se trata de la estrategia “Cásate con un amsterdamés”, propuesto por el movimiento Untourist Amsterdam (antiturismo en Amstderdam).
Esto viene como respuesta a un problema generado por los 21 millones de turistas que anualmente visitan la ciudad.

Lógicamente, estos turistas generan basura, invaden carriles de bicicleta y muchas otras incomodidades a esta ciudad y a sus habitantes.

Quizá por eso es que los habitantes holandeses se muestran un tanto antipáticos y malhumorados con los paseantes.

Y precisamente por eso esta idea de “Cásate con un amsterdamés” busca una reconciliación entre turistas y locales.

Ciertamente no es una boda legal, sino simbólica (pero con traje, anillo y toda la cosa) y dura un día.

Pero la mejor parte, es que la “luna de miel” consiste en visitar lugares poco conocidos, para desahogar un poco a la ciudad.

Estas y otras estrategias están intentando disminuir el turismo masivo, no solo en Holanda, sino en lugares como Venecia o Roma.

Happy to be together. Lovely wedding tourist couple walking on the city street.

Mientras las autoridades planean multas por comportamientos no deseables de los visitantes, organizaciones idean estrategias para un turista más amigable con el medio ambiente y la ciudad.

En el movimiento Untourist Amsterdam hay una comunidad de más de 200 emprendedores sociales, ONG, guías, hoteles y hostales, entre otros.

Hicieron una guía de más de 100 páginas con ideas alternativas para explorar sitios poco conocidos.

Si logran esto, tendrán un turismo más ecológico y respetuoso con la ciudad.

Quienes estén interesados deben pagar 100 euros para la boda, cuya ceremonia dura 35 minutos e incluyen desde los trajes, a la música y los anillos.

Los recién casados se van de “luna de miel” a lugares lindos pero poco frecuentados por el turismo masivo.

Pero que además sean agentes de cambio en lugar de solo consumidores.

¿Qué te parece esta idea?

Dejar un comentario