Flexibilidad laboral

Factor determinante para atraer y retener talentos

Diversos estudios y reportes a nivel internacional indican que los colaboradores consideran que un trabajo ideal es el que proporciona flexibilidad laboral.

¿Pero a qué se refiere la flexibilidad laboral? ¿Qué tanto los colaboradores lo están pidiendo? ¿Cuál es la tendencia a futuro en este aspecto? ¿Qué tan benéfico puede ser? 

Para comenzar a responder estas preguntas hay que considerar que la flexibilidad laboral incluye una diversa gama de acuerdos o arreglos organizacionales que tienen como objetivo principal mejorar el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal de los colaboradores.

Esta flexibilidad laboral puede darse en términos de horarios flexibles (flex-time), en el lugar de trabajo (home office) o en el número de días de trabajo (semana laboral reducida).

El horario flexible o flex-time, se refiere a permitir que los colaboradores elijan, dentro de ciertos límites, sus horas de trabajo.

Este arreglo organizacional implica que la organización determine una “amplitud de banda”, un “tiempo central” y un “tiempo flexible”. 

La “amplitud de banda” se refiere a un lapso en el cual el colaborador puede potencialmente desempeñar su trabajo en la organización (por ejemplo, entre 6:00 y 19:00), el “tiempo central” es el rango de horario en el que todos los trabajadores deben estar presentes en la organización (por ejemplo, entre 9:00 y 15:00) y el tiempo flexible es el periodo en el que los empleados pueden variar sus horarios (en este ejemplo sería entre 6:00-9:00 y entre 15:00-19:00).

De tal forma, un colaborador puede empezar a trabajar entre las 6:00 y las 10:00, y terminar su día laboral entre las 15:00 y las 19:00 horas.

Por otra parte, el home office es un acuerdo laboral en el que los colaboradores desempeñan su trabajo de manera remota, principalmente en casa (pero puede ser también en cualquier otra parte), gracias a la utilización de computadoras y otros medios tecnológicos de información y comunicación.

Finalmente, la semana laboral reducida permite a los colaboradores cumplir con el número de horas semanales establecidas en la ley, pero en un menor número de días.

Por ejemplo, una semana laboral reducida estaría constituida por cuatro días de doce horas laborales.

Ahora bien, ¿qué tan deseada es esta flexibilidad laboral por parte de los colaboradores? ¿Cuál es la tendencia en las organizaciones? El estudio de Mercer 2018 sobre las tendencias globales del talento señala que 80% de los ejecutivos manifiestan que la flexibilidad en el lugar de trabajo debe ser una parte central de su propuesta de valor, y que este porcentaje ha ido en aumento ya que en 2017 solo 49% lo consideraba así.

Este mismo estudio indica que 71% de los empleados prósperos señalan que su compañía les ofrece modalidades de trabajo flexible y que 51% de los colaboradores desean que sus empresas les ofrezcan mayores opciones de flexibilidad laboral.

Sin embargo, este estudio también muestra que 36% obtuvo una respuesta negativa al solicitar un acuerdo de trabajo flexible, y que tan solo tres por ciento de las compañías afirman ser líderes en ofrecer modalidades de trabajo flexibles.

Aunque estos arreglos organizacionales de flexibilidad laboral han reportado diversas desventajas (por ejemplo, según datos del estudio de Mercer 2018, a 41% de los colaboradores le preocupa que la flexibilidad tenga un impacto negativo en sus oportunidades de promoción) y pueden ser difíciles de implementar para los gerentes que piensan a la antigüita (que piensan que hay que vigilar y controlar de cerca a los colaboradores para tener la seguridad de que trabajan), es indudable que hay muchas ventajas a nivel organizacional. 

En efecto, los colaboradores consideran que les permite distribuir mejor su tiempo entre el aspecto personal y el profesional; les provee un apoyo importante para mejorar su salud (incluyendo la salud mental), les reduce el estrés laboral y los incita a ser más productivos.

Todo esto evidentemente repercute en grandes beneficios para las organizaciones.

Isis Olimpia Gutiérrez
Profesora de Administración de Empresas de la Universidad de las Américas Puebla.
isis.gutierrez@udlap.mx

Si una empresa desea tener éxito en la atracción en lo que a retención del talento se refiere, es importante que reflexione sobre la posibilidad de ofrecer flexibilidad laboral, ya que se está volviendo una necesidad cada vez más latente entre los colaboradores y por lo tanto un aspecto primordial a la hora de decidir en qué empresa trabajar o continuar trabajando.