La central avionera

por NellyG

El general Gustavo Vallejo no construy贸 un aeropuerto, sino una ciudad.聽Museos, escuelas, instalaciones militares, caminos, y todo lo que conforma Santa Luc铆a.

Ah铆, antes de la decisi贸n presidencial, estaba una importante base a茅rea del Ej茅rcito. Con su zona habitacional.

Cuando le ordenaron construir el nuevo aeropuerto ni siquiera parpade贸, o se qued贸 estupefacto; esa misma tarde llam贸 a sus hombres, y comenz贸 por enterarse qu茅 requer铆an dichas instalaciones.聽Es decir, por d贸nde comenzar.聽Lo m谩s importante, el reto casi imposible, era el tiempo.聽Porque L贸pez Obrador les dio fecha de inicio y de entrega.

Ning煤n aeropuerto, nunca, en el mundo, se ha construido en tan poco tiempo. Ya eso, en s铆 mismo, el tiempo, es una haza帽a.聽El general Vallejo se construy贸 una oficina entre nubes de polvo que no permit铆an ver a dos metros. Y ah铆 vivi贸, durmi贸 a ratos, comi贸 a ratos, y se fue llenando de arrugas, de canas, de impaciencia interminable, y de peque帽os combates ganados cada hora a la realidad que, adem谩s de tanto, le regal贸 una pandemia, con v铆ctimas entre trabajadores y jefes militares.

Vallejo nunca se detuvo, nunca pidi贸 tregua. Aguant贸 todo, hasta las miles y miles de auditor铆as que le quitaban tiempo, las visitas de periodistas y legisladores, las presiones tremendas de sus superiores, los presupuestos que deb铆an bajarse hasta lo imposible.

No descans贸.聽Sin met谩fora alguna.

Nuevo museo de la aviaci贸n, nuevas instalaciones para la Fuerza A茅rea, nuevas escuelas, nuevos departamentos, todo nuevo a tiempo.

El d铆a anterior de la inauguraci贸n rindi贸 parte a una estatua.聽Momento de extrema fuerza para los militares, dif铆cil de entender para los civiles, porque el general Vallejo se dirigi贸 al general Felipe 脕ngeles, no exclusivamente de forma simb贸lica, sino a s铆 mismo.聽A su uniforme, a su compromiso con M茅xico, a su convicci贸n profunda de servicio.

Vinieron los discursos. El suyo puede resumirse en una expresi贸n: 鈥淢isi贸n cumplida鈥.

Para el general Vallejo lleg贸, tambi茅n, el boleto al Sureste para, de inmediato ir a supervisar la construcci贸n del aeropuerto de Tulum y el multicitado Tren Maya.聽 Orden superior que, tampoco, provoc贸 m铆nima reacci贸n, hace muchos meses que 煤nicamente regresaba el domingo a casa, para ir a misa, para ver a su esposa y sus hijas por un rato, para encerrarse a revisar papeles.聽Poco, nada cambiar谩 en su rutina.

A esta haza帽a, a esta construcci贸n excepcional en presupuesto y forma, muchos llaman 鈥渃entral avionera鈥 鈥 muchos demuestran su clasismo, su desprecio por el pueblo, su odio contra los desprotegidos que afean su mundo, llamando al nuevo aeropuerto Felipe 脕ngeles 鈥渃entral avionera鈥 鈥 en esas andamos鈥β