Quitar puentes vacacionales afectaría a hoteles de la Riviera Maya

El presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya (AHRM), Conrad Bergwerf consideró que desaparecer los “puentes” o “fines de semana largos” afectaría gravemente la actividad turística de la región.

Especialmente, dijo, a los pequeños hoteles de Playa del Carmen y Tulum que se benefician de la llegada del turismo nacional en estos puentes vacacionales.

Refirió que el turismo nacional significa más de 20% de los visitantes que llegan a la Riviera Maya.

Los más de 60 pequeños hoteles afiliados a la AHRM, y que en su mayoría se ubican en Playa del Carmen y el corredor turística hasta Tulum, se verían perjudicados por la propuesta del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador de modificar el calendario escolar y desaparecer estos puentes largos a partir del próximo ciclo escolar.

Golpe a los hoteles boutique

Explicó que “se verían muy afectados muchos hoteles de la Riviera Maya, especialmente los boutique”.

“Más de 50% de la demanda de cuartos en hoteles boutique proviene de turistas nacionales, especialmente de la Península de Yucatán, quienes aprovechan los días de asueto escolares para vacacionar en el destino”.

Por eso pidió no modificar el esquema de fines de semana largo que se implementó a nivel nacional desde 2006.

Buenos resultados desde hace 14 años

Aseguró que esta medida ha dado buenos resultados al motivar a mayor grado el turismo doméstico y generar una importante derrama económica hacia los destinos de Quintana Roo.

Dijo que “la industria turística de la Riviera Maya requiere de incentivos fiscales y más promoción gubernamental”.

Solo así, agregó, se podrá salir adelante ante los graves problemas que padece desde hace algunos años:

  • Recale masivo de sargazo
  • Inseguridad
  • Creciente competencia desleal de la rentas vacacionales

Destacó que los pequeños hoteles de la Riviera Maya y los centros de alojamiento de Playa del Carmen han resentido una caída en sus ocupaciones, siendo que el año pasado cerraron con una demanda de 60 y  73% respectivamente, considerados los porcentajes más bajos registrados en los pasados cinco años.