Rápido y saludable, no te quedes sin comer

SALUD


Si tienes una agenda abarrotada de reuniones de trabajo, no te da tiempo para desayunar y te quedas hasta altas horas de la noche en la oficina a fin de sacar la mayor parte de tus pendientes, sin preocuparte de tu alimentación, especialistas en nutrición y alimentación saludable te proporcionan estas opciones.

Recetas saludables. Mantén una colección de recetas rápidas y saludables. Son fáciles de encontrar en revistas o internet. Cuando tengas una docena para escoger, cámbialas cada semana.

Tener a la mano vegetales y frutas. Los vegetales congelados pueden sustituir a los frescos, además las ensaladas prelavadas y precortadas ahorrarán mucho tiempo.

También un pollo entero cocinado o carnes sazonadas y listas del supermercado agilizarán el proceso en la cocina.

Busca productos convenientes. Es recomendable contar con granos enteros, atún, caldo de vegetales o pollo, hierbas y especias. Con estos alimentos se puede preparar una sopa saludable, una pasta o un curry en muy poco tiempo.

Cocina para varios días. Corta vegetales y utilízalos al día siguiente. Si preparas carne de pavo para una pasta, cocina carne extra y puedes preparar tacos o pimientos rellenos al día siguiente.

Puedes cocinar arroz integral o quinoa extra y congelar la mitad para otro día. Los granos permanecen húmedos y son fáciles de recalentar en el microondas.

Planificar las comidas. Una vez que escojas las recetas compra lo que necesitas para toda la semana y así tendrás todos los ingredientes que necesitas para tus comidas.

Recuerda que tener una buena alimentación no solo redunda en una mayor productividad en el trabajo, sino también te ayuda a prevenir enfermedades y aumenta tu motivación.