Un buen inicio de año

por Latitud21 Redacción

 

Latitud 21 abre un nuevo año, el 2016, con un expediente empresarial de clase mundial: Unifin, que a dos décadas de operaciones se constituye como la empresa líder dentro de la industria de Arrendamiento Puro (leasing) no solo en México sino en América Latina, y cuya participación en el mercado nacional ha dejado muchas enseñanzas.

El caso de Unifin es particular, partiendo de que fue de las primeras empresas en reingresar a la actividad del leasing tras su desaparición en la década de los años 80; de haber surfeado con éxito la crisis de las crisis en México (94-95), el efecto Tequila, a tan solo un año de su fundación, y lo que es más, no intimidarse ante ella y en cambio encontrarle toda la posibilidad para concretar una reingeniería con la firme intención de jugar en las grandes ligas corporativas.

Como gobierno corporativo, y bajo el liderazgo de Rodrigo Lebois y Luis Barroso, Unifin consigue en los albores del 2000 emitir su primera emisión de bonos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en busca de fondeo, que a la postre le permitió debutar formalmente este 2015, tras una actuación ejemplar.

El escenario entonces no era del todo halagüeño luego de la crisis mundial Suprime -aún en recuperación-, y a la postre con las reformas estructurales fiscales que contrajeron la economía nacional. Sin embargo, el modelo de negocio de Unifin le permitió una histórica salida en el escenario mundial (con seis gigantes internacionales arrebatando acciones), que a su primer semestre le dio altos e inimaginables rendimientos.

De contar con un modesto capital humano -de apenas 15 colaboradores-, de una incipiente cartera de 15 mdp, Unifin se arma con una fuerza laboral de casi 500 colaboradores y una cartera de 22 mil mdp, gozando de una salud financiera envidiable no obstante de un crecimiento abrupto del mil por ciento.

Una de las grandes enseñanzas de esta empresa mexicana es la de promover una cultura financiera en pro del empresariado nacional, de diseñar estratégicamente una proyección de negocio en todo el territorio mexicano para mover su economía, aun con invitaciones internacionales, la de generar innumerables fuentes de empleo de manera directa e indirecta, además de  participar con políticas de Responsabilidad Social.

Como bien nos comparte nuestro personaje de portada, Luis Barroso, CEO de Unifin, 2015 fue un año apoteósico, y no solo por cotizar en Bolsa, sino también por haber obtenido el galardón como la Más Grande Empresa de Arrendamiento Puro en Latinoamérica, de acuerdo con la firma de consultoría internacional Alta Group; conseguir la certificación The Best Place to Work y el galardón Emprendedor del Año en México por la certificadora EY, para representar al país ante 60 naciones este 2016 en Mónaco, con el gran embajador empresarial del país a nivel mundial.

Desde la perspectiva de Unifin, las buenas nuevas incluso se abren paso a nivel macro, pues desde su experiencia y conocedor del tema, el consorcio no solo confirmó un buen cierre de año 2015, con todas las vicisitudes que se enfrentaron, entre ellas la caída del precio del petróleo y la paridad peso-dólar, sino que ven a todas luces un 2016 mejor que el año que terminó.

Latitud 21 celebra comenzar el año nuevo contando esta importante y ejemplar historia empresarial.

 

Dejar un comentario