Con varita mágica

Desde el gobierno federal entendieron mal el concepto de Pueblos Mágicos, pensaron que con una varita y las palabras mágicas conseguirían los recursos para promoverse, el dinero para hacer mejoras a la infraestructura urbana y turística y además hacer promoción; por si no lo saben debo decirles que están muy equivocados, y que sin el apoyo que recibían del programa Pueblos Mágicos lejos de crear bonanza van a crear “pueblos fantasma”.

El secretario de Turismo Miguel Torruco Marqués aseguró, en Cancún, que ya no habrá Feria de Pueblos Mágicos, porque a partir de la próxima edición será Tianguis. ¿Sabrá la diferencia entre feria y tianguis? Bueno, es lo de menos, la realidad es que como le llame el problema es que la secretaría no invierte ni un peso, solo otorga sedes y dirige la realización; quienes asisten deberían tener a su disposición a posibles clientes, mayoristas o promotores de turismo que realmente les lleven turistas, que a final de cuentas es lo que importa, algo que no sucede y se convierte en una sala de exposición.

Por otro lado, el caso de las ferias internacionales ha puesto en “jaque” a los estados que acostumbraban a ir en el pasado; el CPTM apoyaba con los costos del “piso”, hoy, por el contrario, si quieres estar en el pabellón de México, que fue concesionado a una empresa privada, te cuesta hasta tres veces más de lo que se aportaba. Estados como Quintana Roo, Baja California y Guanajuato que junto con los demás constituían un bloque como México, hoy andarán desperdigados porque el nivel de inversión por la renta del espacio es más económico que rentando el espacio en el pabellón, en el que se piden siete mil ochocientos dólares por mesa de 2×2.

Otro caso lamentable ocurre con el portal oficial de promoción de México, www.visitmexico.com, también concesionado. En el pasado México se promocionaba a través del portal con material que generaba el CPTQ y algún otro que proveían los propios estados, hoy el concesionario no hace contenido, se lo pide a los estados y, además, les pretende cobrar hasta diez mil dólares por estar ahí. Sé que ya varios estados no han enviado material, ni pretenden pagar.

Es decir, el esquema es que la federación obtiene recursos al concesionar la página y el pabellón en las ferias, y por otro lado promociona México con el dinero de los estados. ¡Uff!, negocio redondo. Sí, con una varita mágica pasaron de ser promotores a cobradores.  

Leave a comment